Toda aquella adrenalina del sentimiento, la creatividad e igualmente de la sexualidad, viéndola como un todo desde la balanza femenino y masculino, es directamente concentrada con el segundo centro energético de nuestro cuerpo. El Swadhisthana, también conocido como chakra sexual o sacro, conectado completamente con el elemento agua  se encarga de hacer fluir nuestros comportamientos.

Es el centro de las emociones, puede ofrecernos tranquilidad o por el contrario hacernos consumir en el existencialismo. ¡Abre con música!

 Exactamente lo ubicamos a la altura de la próstata del hombre y del útero de la mujer. Se conecta creativamente con el quinto chakra (garganta); la armonía de estos dos, abre ideas que con seguridad serán cumplidas por medio de un canal amplio de comunicación e innovación, pero su recarga más fuerte está en la parte sentimental dentro de una comunicación sexual y de amor propio.

 Nuestra capacidad de dar y recibir amor en una relación, surge desde este centro que se activa con la nota musical Re, la cual armoniza la calidad de amor que surge desde una aceptación propia hasta el éxtasis que se siente por la conexión sexual con otra persona.

 Muchas inseguridades que se han creado desde nuestra infancia, están conectadas con el chakra sexual. Miedo a dejar fluir una relación, no valorar el propio cuerpo, excesivo gusto por tener sexo, problemas en sentir orgasmos, eyaculación precoz, posesión por los demás, entre otros conflictos que se ligan con los vínculos con otros, son señales del deber abrir el Swadhisthana. Podríamos decir que es donde vive el ser.

 Su color es naranja representado en una flor de seis pétalos, y la vibración armónica es marcada por el mantra VAM (Vaaammm). Recordemos que es importante iniciar todos los mantras con el OM. Cada chakra tiene una frecuencia vibratoria que no puede ser captada directamente por el ser humano; pero puede ser armonizada con los sonidos que encontramos a nuestro alrededor.

 El mantra VAM hace vibrar todo nuestro sistema reproductivo dando una limpieza por medio de la frecuencia a la sangre, lo que nos permite una fluidez en todo lo que tiene que ver con el sexo, la presión sanguínea y nuestras seguridades emocionales; por otro lado la nota Re nos despierta la constancia armonizando el kundalini y las pulsaciones sexuales que giran en torno a nuestro deseo.

 Métodos para vincular la música en el despertar del chakra sacro, Swadhisthana:

 1. La música Belly Dance de Arabia, conocida en español como la “la danza del vientre” mezcla vibraciones de tamboras y ritmos gitanos, abre este punto energético que nos da claridad en el control de nuestras sensaciones, permitiendo armonía en nuestras emociones. Escuchar estos sonidos en espacios abiertos con la compañía de la luz del sol por lo menos una vez a la semana, nos ayuda en la expansión del chakra sexual.

 2. El mantra del chakra sacral es VAM. Siente tu cuerpo vibrar mientras realizas este sonido, puedes ayudarte de algún audio para realizar la repetición en conjunto. Realiza este ejercicio por lo menos 5 minutos las veces que quieras al día.

 3. La danza con ritmos caribeños como el Calipso.

Anuncios